skip to Main Content

Ciudad de Buenos Aires

Buenos Aires, de Schmidl a Voltaire

Fernando Sánchez Zinny

Francisco María Arouet (Voltaire) (1694-1778), C. 1660.

La inicial aparición de Buenos Aires en los textos en que circula la gran literatura se produjo en 1759, cuando la pluma de Voltaire dejó en paz las cuartillas de Cándido o el optimismo, que es, como se recordará, un apólogo brillante en que fueron ridiculizados para siempre los sistemas ideológicos basados en la presunta armonía innata de los hechos de la vida y en la abstracción filosófica.

Al pro­me­diar ese re­la­to por tan­tos mo­ti­vos me­mo­ra­ble, Cán­di­do —de­sig­na­do a la sa­zón co­mo el “ca­pi­tán Cán­di­do”— lle­ga con su na­ve a Bue­nos Ai­res de­seo­so de al­can­zar las Mi­sio­nes Je­suí­ti­cas —”Mi­sio­nes del Pa­ra­guay”, se­gún en­ton­ces se de­cía—, in­ten­ción por de­más re­pre­sen­ta­ti­va de los in­te­re­ses y cu­rio­si­da­des del mun­di­llo eru­di­to del si­glo XVIII. Bue­nos-Ay­res era en esos días y en ese ám­bi­to, ape­nas una ins­crip­ción en le­tra cur­si­va en los im­per­fec­tos pla­nis­fe­rios de la épo­ca y es, de ese mo­do, co­mo de­be ha­ber­la co­no­ci­do Vol­tai­re; pe­ro, no obs­tan­te, el pa­ra­je que ocu­pa­mos no era tan in­sig­ni­fi­can­te co­mo po­día su­po­ner­se, de­bi­do a que río arri­ba se en­con­tra­ba cier­ta ex­ten­sión re­cón­di­ta en la que pros­pe­ra­ba un pas­mo­so im­pe­rio teo­crá­ti­co, “obra maes­tra de la ra­zón y el es­pí­ri­tu”, en la que “los pa­dres lo po­seen to­do y los pue­blos na­da”, por su­pues­to muy dig­no de ser co­no­ci­do y de­sen­tra­ña­do en sus se­cre­tos y os­cu­ro sen­ti­do.
El pa­ra­dó­ji­co co­mu­nis­mo es­ta­ble­ci­do en me­dio de las sel­vas del Nue­vo Mun­do avi­va­ba las ima­gi­na­cio­nes y las dis­pu­tas en­tre los sa­bios em­pe­lu­ca­dos. Co­mo es na­tu­ral, Cán­di­do —que no en va­no ha­bía si­do alec­cio­na­do en in­fi­ni­tas co­sas por su por­fia­do maes­tro Pan­gloss— es­ta­ba im­bui­do de vi­vo in­te­rés por ese te­ma y em­pren­dió, en con­se­cuen­cia, el co­rres­pon­dien­te pe­re­gri­na­je di­dác­ti­co. Ya en nues­tra ciu­dad y co­mo ma­ni­fes­ta­ción de cor­te­sía, Cán­di­do y su ama­da Cu­ne­gun­da acu­die­ron a vi­si­tar al go­ber­na­dor, “don Fer­nan­do de Iba­raa y Fi­gueo­ra y Mas­ca­re­nes y Lam­pour­dos y Sou­za” (sic), de­no­mi­na­ción es­tram­bó­ti­ca y des­pro­li­ja, a la que acom­pa­ña un fuer­te tu­fi­llo lu­si­ta­no, ma­tiz cu­rio­so so­bre el que en­se­gui­da vol­ve­re­mos.
“Es­te se­ñor —re­la­ta Vol­tai­re— po­seía una arro­gan­cia ade­cua­da a una per­so­na que lle­va tan­tos nom­bres. Ha­bla­ba a los hom­bres con el más no­ble des­dén, le­van­tan­do tan­to la na­riz…” y ha­cien­do otras mo­ne­rías has­ta un pun­to tal que “cuan­tos le sa­lu­da­ban sen­tían de­seos de pe­gar­le”. Ade­más, “era un mu­je­rie­go fu­ri­bun­do y Cu­ne­gun­da le pa­re­ció lo más be­llo que nun­ca ha­bía vis­to. Lo pri­me­ro que hi­zo fue pre­gun­tar si era la mu­jer del ca­pi­tán. El to­no con que for­mu­ló di­cha pre­gun­ta alar­mó a Cán­di­do; no se atre­vió a de­cir que era su mu­jer por­que, efec­ti­va­men­te, no lo era; ni si­quie­ra osó de­cir que era su her­ma­na por­que tam­po­co lo era…”
Con un pre­tex­to ba­nal, el go­ber­na­dor con­si­guió ha­cer au­sen­tar­se por un mo­men­to a Cán­di­do, e ip­so fac­to de­cla­ró su pa­sión a Cu­ne­gun­da y le ju­ró que al día si­guien­te se ca­sa­ría con ella. La da­ma re­fle­xio­na y con­sul­ta: “Se­ño­ri­ta —ob­tu­vo en res­pues­ta— po­seéis se­ten­ta y dos cuar­te­les no­bi­lia­rios y ni un cén­ti­mo; en vues­tras ma­nos es­tá el ser la es­po­sa del más gran­de se­ñor de Amé­ri­ca me­ri­dio­nal, que tie­ne un her­mo­sí­si­mo bi­go­te… Ha­béis si­do vio­la­da por los búl­ga­ros; un ju­dío y un in­qui­si­dor ob­tu­vie­ron vues­tras gra­cias… Con­fie­so que si es­tu­vie­se en vues­tro lu­gar no ten­dría es­crú­pu­lo al­gu­no en ca­sar­me con el se­ñor go­ber­na­dor…”
Tras bre­ve va­ci­la­ción, Cu­ne­gun­da acep­ta tan pru­den­tes ra­zo­nes, sin por eso de­jar de amar a Cán­di­do, da­to en el fon­do irre­le­van­te. La si­tua­ción fuer­za a es­te a huir, que en rea­li­dad equi­va­lió a se­guir el pre­vis­to ca­mi­no ha­cia las Mi­sio­nes. Bue­nos Ai­res que­da atrás y to­do in­du­ce a la creen­cia de que en ade­lan­te de­sa­pa­re­ce­rá de esa pe­que­ña y epi­só­di­ca no­ve­la, aun­que no es así. En­tre­tan­do, co­mo ad­he­ren­cia lo­cal le que­da a Cán­di­do la com­pa­ñía de Ca­cam­bo, cuar­te­rón tu­cu­ma­no, en el que van inex­tri­ca­ble­men­te uni­dos el con­fi­den­te com­pa­si­vo, el cria­do ob­se­quio­so y el es­cu­de­ro con pu­jos ca­ba­lle­res­cos.
Tiem­po des­pués, Cán­di­do pro­cu­ra re­cu­pe­rar a Cu­ne­gun­da, trá­mi­te del que jus­ta­men­te se en­car­ga Ca­cam­bo, quien de­be pa­gar por ella un con­si­de­ra­ble res­ca­te a don Fer­nan­do, quien no só­lo no ha­bía cum­pli­do su pro­me­sa de ca­sa­mien­to si­no que, ade­más, re­du­jo a la mu­jer a la es­cla­vi­tud y la so­me­tió a to­da cla­se de vio­len­cias e in­dig­ni­da­des. Pe­ro en el via­je de re­gre­so a Eu­ro­pa son asal­ta­dos por pi­ra­tas y la tra­ji­na­da da­ma vuel­ve a de­sa­pa­re­cer. El ubi­cuo Ca­cam­bo con­si­gue en­con­trar­la de nue­vo, es­ta vez en Cons­tan­ti­no­pla. Y cuen­ta a su amo: “La­va las va­si­jas de co­ci­na a ori­llas del Pre­pón­ti­de, en ca­sa de un prín­ci­pe que tie­ne muy po­cas va­si­jas; es es­cla­va en la ca­sa de un an­ti­guo so­be­ra­no lla­ma­do Ra­gostsky a quien el Gran Tur­co da tres es­cu­dos por día en su exi­lio. Pe­ro lo más tris­te, es que ha per­di­do su be­lle­za y se ha vuel­to ho­rri­ble­men­te fea”. —”¡Ah! Her­mo­sa o fea —di­jo Cán­di­do— soy un hom­bre de ho­nor y mi de­ber es se­guir­la aman­do…”
Reu­ni­dos los per­so­na­jes, se es­ta­ble­cen en la ca­pi­tal del Im­pe­rio Oto­ma­no don­de for­man una suer­te de co­mu­ni­dad; en­tre las co­sas cu­rio­sas que Vol­tai­re con­sig­na al acer­car­se el epí­lo­go de su obra se ha­lla la de que Ca­cam­bo cul­ti­va­ba una huer­ta y que, a su tur­no, iba al cen­tro de la ciu­dad a ven­der las ver­du­ras, en lo que aca­so cons­ti­tu­ye el pri­mer an­te­ce­den­te so­bre las mi­gra­cio­nes ul­tra­ma­ri­nas de los tra­ba­ja­do­res tu­cu­ma­nos.

De lo an­te­rior que­da per­fec­ta­men­te acla­ra­do que Vol­tai­re no te­nía la me­nor idea pre­ci­sa acer­ca de Bue­nos Ai­res, apar­te del he­cho car­to­grá­fi­co de que era un lu­gar por don­de era ne­ce­sa­rio pa­sar pa­ra ir al Pa­ra­guay je­suí­ti­co. Pe­ro no hay du­da de que, en cam­bio, po­seía ca­bal co­no­ci­mien­to de al­gu­nas ge­ne­ra­li­da­des co­rrien­tes en aquel en­ton­ces so­bre có­mo era Bue­nos Ai­res, no­cio­nes con se­gu­ri­dad pre­jui­cio­sas e ine­xac­tas, aun­que no por eso for­za­das.
Un ejem­plo al res­pec­to se­ría, en prin­ci­pio, la bas­tan­te in­com­pren­si­ble con­fu­sión en­tre es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses en que in­cu­rre el au­tor, cuan­do, por lo con­tra­rio, la ló­gi­ca pos­tu­la que pa­ra un fran­cés cul­to del si­glo XVIII re­sul­ta­ba mu­cho más ha­ce­de­ro te­ner in­for­ma­ción ex­haus­ti­va de los pri­me­ros que de los se­gun­dos. La ex­pli­ca­ción de esa apa­ren­te in­con­gruen­cia qui­zá sea que a la sa­zón, la ma­yor par­te de las no­ti­cias pro­ve­nien­tes del Río de la Pla­ta que lle­ga­ban a Eu­ro­pa eran ca­si to­das de ori­gen por­tu­gués, pues pa­ra el rei­no lu­si­ta­no las lu­chas por la po­se­sión de la Co­lo­nia del Sa­cra­men­to no de­ja­ban de te­ner su im­por­tan­cia, en tan­to que pa­ra la cor­te ma­dri­le­ña no era si­no una dis­pu­ta de tan­tas, opa­ca­da por otras en­ta­bla­das con con­ten­dien­tes más ague­rri­dos y más ra­pa­ces, co­mo los om­ni­pre­sen­tes in­gle­ses. Por otra par­te, es ver­dad que en la Ban­da Orien­tal abun­da­ban los por­tu­gue­ses y que pro­ba­ble­men­te lo mis­mo ocu­rría en la pro­pia Bue­nos Ai­res, lo que ase­gu­ra­ba, por lo pron­to, la exis­ten­cia de fre­cuen­tes tes­ti­mo­nio de ese ori­gen.
En efec­to, los pe­rió­di­cos re­le­va­mien­tos del ve­ci­n­da­rio da­ban in­va­ria­ble­men­te cuen­ta de que exis­tían unos cuan­tos lu­si­ta­nos en­tre no­so­tros, aun en las épo­cas de ma­yor en­fren­ta­mien­to y pe­se al ex­plí­ci­to in­te­rés de las au­to­ri­da­des porque no hu­bie­se ex­tran­je­ros, lo que lle­va a su­po­ner que es­tos, por su la­do, in­ten­ta­ban di­si­mu­lar su con­di­ción. En 1777, la Co­lo­nia fi­nal­men­te ca­pi­tu­ló an­te don Pe­dro de Ce­ba­llos, y mu­chos de los pri­sio­ne­ros que se to­ma­ron en esa oca­sión fue­ron traí­dos a es­ta ri­be­ra del Pla­ta, en­tre ellos el pa­dre Pe­dro Pe­rei­ra Fer­nan­des de Mes­qui­ta, quien de­jó un re­la­to de sus an­dan­zas en ex­tre­mo ma­levo­len­te y que po­ne a los por­te­ños por el mis­mí­si­mo sue­lo, pro­duc­to de un evi­den­te re­sen­ti­mien­to pe­ro no por ello ca­ren­te de sa­ga­ci­dad. Fer­nan­do O. As­su­nção, apro­ve­cha el pró­lo­go que hi­zo en l980 a esa obra po­co co­no­ci­da pa­ra re­cor­dar que del gru­po de cau­ti­vos que in­te­gra­ba el ci­ta­do sa­cer­do­te, só­lo los ofi­cia­les y sus fa­mi­lias fue­ron re­pa­tria­dos y que el res­to —la tro­pa, el “po­bre­río”— fue dis­per­sa­do en los pue­blos de la fron­te­ra: Lu­ján, Arre­ci­fes, Mag­da­le­na, San An­to­nio de Are­co.
“Esa diás­po­ra —aña­de el des­ta­ca­do his­to­ria­dor uru­gua­yo— ce­rra­rá el ci­clo de los in­gre­sos ma­si­vos de lu­si­ta­nos en tie­rras del oc­ci­den­te del Pla­ta, ini­cia­dos des­de la fun­da­ción mis­ma de Bue­nos Ai­res por Ga­ray (en 1580, coin­ci­den­te con la ane­xión de Por­tu­gal a la mo­nar­quía de Fe­li­pe II), y que tu­vo hi­tos siem­pre no­to­rios en ca­da una de las to­mas de la Co­lo­nia; en es­pe­cial la pri­me­ra, de agos­to de 1680, y en la de 1762, así co­mo por la de­ser­ción por­tu­gue­sa des­de esa pla­za ha­cia Bue­nos Ai­res y tie­rras en­tre­rria­nas, to­do a lo lar­go de ese ca­si si­glo de exis­ten­cia (1680-1777). Ci­clo que de­jó sem­bra­dos por esas zo­nas to­da una plé­ya­de de ape­lli­dos de ori­gen lu­so y que jus­ti­fi­ca la fe­liz fra­se-sín­te­sis de Vir­gi­nia Ca­rre­ño: “Muy po­ca gen­te en el Río de la Pla­ta sos­pe­cha has­ta que pun­to es por­tu­gue­sa” (Es­tan­cias y Es­tan­cie­ros, Bs. As. Ed. Gon­court, 1968).”
Es con­ce­bi­ble, pues, que sur­gie­ran de es­tas co­mar­cas y lle­ga­sen a las ca­pi­ta­les eu­ro­peas ver­sio­nes que atri­buían un mar­ca­do ca­rác­ter por­tu­gués a la re­gión en­te­ra con su po­bla­ción in­clui­da, pe­se al do­mi­nio po­lí­ti­co es­pa­ñol, o que po­dían dar pá­bu­lo a va­gas in­ter­pre­ta­cio­nes de ese ti­po, cli­ma cul­tu­ral po­si­ble­men­te di­fun­di­do en la Fran­cia con­tem­po­rá­nea a Vol­tai­re.
Otro pun­to lla­ma­ti­vo es el ca­rác­ter por de­más abu­si­vo y co­rrup­to del go­ber­na­dor, ras­gos que si bien se atri­buían uni­ver­sal­men­te a to­da la ad­mi­nis­tra­ción co­lo­nial es­pa­ño­la, ra­zo­na­ble­men­te po­día creer­se que se en­con­tra­ban acen­tua­dos al má­xi­mo en un lu­gar re­mo­to, el más dis­tan­te de to­dos de los cen­tros de go­bier­no y re­li­gio­si­dad es­ta­ble­ci­dos por los mo­nar­cas cas­te­lla­nos, que ade­más era puer­to y fron­te­ra, es de­cir an­tro de pi­ra­tas, ne­gre­ros y sol­da­dos de for­tu­na. En ri­gor, si la teo­ría pos­tu­la­ba la prác­ti­ca ine­vi­ta­bi­li­dad de que ese tal go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res fue­se un re­do­ma­do ma­lan­drín, la fa­ma lo acre­di­ta­ba y, a des­pe­cho de sus cau­te­las, la his­to­ria, en una eta­pa ul­te­rior, ha ten­di­do a co­rro­bo­rar­lo.
Es tan só­lo por ese ne­ga­ti­vo re­nom­bre que don Luis de Gón­go­ra pe­día, con ade­mán cóm­pli­ce y en oc­to­sí­la­bos, que quie­nes pe­na­ban en el río Ma­ra­ñón, si­guie­sen las on­das fa­vo­ra­bles del de la Pla­ta. En el te­rre­no de la in­ves­ti­ga­ción ob­je­ti­va te­ne­mos que, pe­se a to­dos los apa­ña­mien­tos po­si­bles e ima­gi­na­bles, en­tre los cin­cuen­ta go­ber­na­do­res que hu­bo en­tre 1608 y 1770, na­da me­nos que ocho ter­mi­na­ron con­de­na­dos por con­duc­ta de­lic­tuo­sa en el con­sa­bi­do jui­cio de re­si­den­cia(*). El ci­ta­do pa­dre Fer­nan­des de Mes­qui­ta da, por su la­do, de­ta­lles tan de­pri­men­tes so­bre el com­por­ta­mien­to ha­bi­tual de los por­te­ños en cuan­to a cues­tio­nes de ho­nes­ti­dad y con­vi­ven­cia, que a pe­sar de po­der­se de­se­char su tes­ti­mo­nio sin más y con­si­de­rar­lo dic­ta­do por un fe­roz y com­pren­si­ble odio a Es­pa­ña y a to­do lo es­pa­ñol, no se pue­de me­nos que re­co­no­cer la per­sis­ten­cia de ese mi­to des­fa­vo­ra­ble, sin per­jui­cio de ad­mi­tir, a la vez, que se tra­ta de una na­rra­ción muy co­he­ren­te, lle­na de ob­ser­va­cio­nes in­te­li­gen­tes y cu­yas ex­te­rio­ri­da­des son su­ma­men­te creí­bles.

Pe­ro al mar­gen de to­do es­to, tam­bién es ver­dad que Bue­nos Ai­res po­seía, de por sí, otros ex­ce­len­tes per­ga­mi­nos en ma­te­ria de fan­ta­sías de­sea­bles, lo que se­gu­ra­men­te tam­bién sir­vió pa­ra es­ti­mu­lar la ima­gi­na­ción co­lec­ti­va de di­ver­sas co­mu­ni­da­des, en es­pe­cial no his­pá­ni­cas, ac­ti­tud de la que tal vez que­pa des­cu­brir re­fle­jos in­vo­lun­ta­rios en el tex­to de Vol­tai­re.
Al fin y al ca­bo, en los ma­pas que pu­do ha­ber te­ni­do es­te a su al­can­ce, un po­co más ha­cia el océa­no de don­de fi­gu­ra­ba Bue­nos-Ay­res se abría una im­pre­ci­sa ba­hía de­no­mi­na­da San Bo­rom­bón, nom­bre que to­da­vía for­ma­ba dos pa­la­bras y que qui­zás aún des­per­ta­se aso­cia­cio­nes con el mí­ti­co obis­po San Bran­dán. En tér­mi­nos más con­cre­tos, las fá­bu­las acer­ca del ig­no­to Bue­nos Ai­res del si­glo XVII —una de ellas era la de la Ciu­dad de los Cé­sa­res—, di­fun­di­das por Es­pa­ña y por los res­tan­tes paí­ses cu­yos bu­ques na­ve­ga­ban ha­bi­tual­men­te por el Atlán­ti­co pro­ve­nían de dos fuen­tes: una, el nom­bre pro­mi­so­rio, en­ga­ña­dor y a la vez de­ma­sia­do far­ses­co que os­ten­ta­ba el río que ha­bría de ser epó­ni­mo. La otra, el li­bro de Ul­ri­co Sch­midl y no tan­to por las ine­xac­ti­tu­des y exa­ge­ra­cio­nes que con­tie­ne, cuan­to por las co­no­ci­dí­si­mas ilus­tra­cio­nes que acom­pa­ña­ban ca­si sa­cra­men­tal­men­te a las nu­me­ro­sas ree­di­cio­nes que de él se hi­cie­ron en los pri­me­ros tiem­pos, y que son hoy fi­nal­men­te, el úni­co le­ga­do tan­gi­ble —o, si se pre­fie­re, per­cep­ti­ble— que nos que­da del asien­to de don Pe­dro de Men­do­za.
Al con­tra­rio de Vol­tai­re, Sch­midl co­no­ció muy bien si no la pre­his­to­ria de Bue­nos Ai­res, sí, al me­nos, el há­bi­tat de lo que se­ría la cam­pa­ña por­te­ña por más de tres si­glos y, asi­mis­mo, el en­tor­no co­rres­pon­dien­te al cur­so de los gran­des ríos que aflu­yen al Pla­ta. No obs­tan­te, y tal vez en ra­zón de los ex­tra­va­gan­tes acon­te­ci­mien­tos en que par­ti­ci­pó y le to­có con­tar, lo cier­to es que el cré­di­to que me­re­ció el via­je­ro ale­mán fue siem­pre muy es­ca­so y más bien se tu­vo su obra —in­jus­ta­men­te, por otra par­te- co­mo re­la­to de aven­tu­ras y no co­mo la ver­da­de­ra re­se­ña de una ex­pe­di­ción real. Pe­ro es­to su­ce­día en­tre los es­tu­dio­sos; en cam­bio el pú­bli­co no avi­sa­do es pro­ba­ble que ha­ya vis­to las fan­tás­ti­cas ilus­tra­cio­nes con ojos acrí­ti­cos, lo que es na­tu­ral si se pien­sa en per­so­nas que no te­nían por qué ser doc­tos en cues­tio­nes de In­dias. El Bue­nos Ai­res pen­ta­go­nal, con mu­ro cir­cun­dan­te y ar­ti­lle­ría apos­ta­da a su am­pa­ro, puer­ta “de ho­me­na­je”, sa­li­da al fon­dea­de­ro y, so­bre to­do, una ca­sa ab­sur­da al fren­te, de dos plan­tas con al­ti­llo y te­cho a dos aguas y has­ta hu­mean­te chi­me­nea, no só­lo era des­ca­be­lla­do si­no tam­bién una ten­ta­ción pa­ra que los des­pre­ve­ni­dos ima­gi­na­sen aquí, en el fin del mun­do, la pers­pec­ti­va de una vi­da con­for­ta­ble y de­sa­ho­ga­da, me­di­da con los pa­rá­me­tros eu­ro­peos de la épo­ca, muy a pe­sar que en el mis­mo gra­ba­do se ve a los fa­mé­li­cos po­bla­do­res de esa vi­lla ilu­so­ria de­vo­ran­do los ca­dá­ve­res de los ajus­ti­cia­dos.
Don Fer­nan­do, el ri­dí­cu­lo go­ber­na­dor vol­te­ria­no, de­bía en­ton­ces ser for­zo­sa­men­te un se­ñor opu­len­to, ”el más gran­de de la Amé­ri­ca me­ri­dio­nal”, se di­ce ex­pre­sa­men­te de él, sin que apa­ren­te­men­te ha­ya ra­zón al­gu­na pa­ra ese alar­de-, se­gún co­rres­pon­día tan­to a su do­mi­nio so­bre esa re­gión de nom­bre pre­ten­cio­so, co­mo al es­ta­do de la ciu­dad en que se ha­lla­ba su se­de, ya en su ori­gen edi­fi­ca­da con edi­fi­cios de pun­ti­llo­sa al­ba­ñi­le­ría y de­ta­lles pro­pios de un bur­go cen­troeu­ro­peo.
Des­pués lle­ga­ron a las ca­pi­ta­les eu­ro­peas las no­ti­cias de las ri­que­zas pre­sun­tas que los je­sui­tas ama­sa­ban no le­jos, en unos rin­co­nes sel­vá­ti­cos del ex­ten­so país del Pla­ta. Más tar­de, se su­po de las lu­chas cruen­tas que en­ta­bla­ron por lar­guí­si­mo tiem­po las co­ro­nas por­tu­gue­sa y es­pa­ño­la por po­seer la de­sem­bo­ca­du­ra del pre­cia­do río, lo que da­ba tan­to más ali­men­to a las pre­sun­cio­nes de ri­que­za que la re­gión alen­ta­ba, pues­to que su po­se­sión ori­gi­na­ba gue­rras, co­mo ra­zo­na­ble­men­te po­día su­ce­der con paí­ses ri­cos en mi­ne­ral de pla­ta co­mo Mé­xi­co y el Pe­rú, o en ya­ci­mien­tos de dia­man­tes co­mo Bra­sil.
Por su­pues­to, to­do es­to se con­tra­po­nía fron­tal, ex­tre­ma­da e in­de­mos­tra­ble­men­te a la rea­li­dad de un te­rri­to­rio que era el más po­bre y apar­ta­do de to­do el im­pe­rio es­pa­ñol, cu­ya po­bla­ción era ín­fi­ma y más bien mi­sé­rri­ma. Pe­ro a la dis­tan­cia la ima­gen era otra y así si­guió sien­do por mu­cho tiem­po, si es que no sub­sis­te to­da­vía.
Que­da por ver qué in­flu­jo tu­vo la per­sis­ten­cia de esa ilu­sión en la pos­te­rior lle­ga­da a nues­tra ciu­dad in­dia­na de enor­mes mu­che­dum­bres de des­va­li­dos, arro­ja­dos de Eu­ro­pa por la des­po­bla­ción de los cam­pos y que aquí ha­lla­rían, en ge­ne­ral, muy po­co de lo que esas fá­bu­las les ha­bían pro­me­ti­do.

(*) To­mo el da­to de La re­vo­lu­ción in­con­clu­sa, de E. F. Sán­chez Zinny, Bs. As. 1942. Los ex go­ber­na­do­res de Bue­nos Ai­res ha­lla­dos for­mal­men­te cul­pa­bles fue­ron Die­go Ma­rín Ne­grón (1608-1613), Die­go de Gón­go­ra (1618-1623), Die­go Páez de Cla­vi­jo (1623), Fran­cis­co de Cés­pe­des (1624-1631), Ja­cin­to de La­riz (1645-1653), Pe­dro de Bai­go­rri Ruiz (1653-1660), An­drés de Ro­bles (1674-1678) y Ma­nuel de Ve­laz­co y Te­je­da (1708-1712). Un no­ve­no go­ber­na­dor, Alon­so de Mer­ca­do y Vi­lla­cor­ta (1661-1664), fue muy se­ria­men­te in­cri­mi­na­do, pe­ro, al pa­re­cer, con in­jus­ti­cia. En to­do ca­so, sus pre­sun­tos de­li­tos no pu­die­ron ser pro­ba­dos.

Fer­nan­do Sán­chez Zinny
Poe­ta, es­cri­tor y pe­rio­dis­ta.

Información adicional

HISTORIAS DE LA CIUDAD. Una revista de Buenos Aires
Declarada de “Interés de la Ciudad de Buenos Aires” por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Año II – N° 10 – Julio de 2001
I.S.S.N.: 1514-8793
Registro de la Propiedad Intelectual N° 100.991

Categorías: PERFIL PERSONAS, POLITICA, RELIGION,
Palabras claves: Voltaire, Candido, escritos, misiones jesuiticas, misiones del paraguay

Año de referencia del artículo: 1567

Historias de la Ciudad. Año 2 Nro10

Imagen de Buenos Aires del libro de Ulrico Schmidl (1567).

Alegoría de América, realizada hacia el siglo XVI por Stradaño.

Back To Top