skip to Main Content

Ciudad de Buenos Aires

Los primitivos dueños de la Recoleta, San Telmo y otras valiosas tierras de extramuros

Maxine Hanon

Vista de Buenos Aires desde el río en el siglo XVII, de acuerdo con una acuarela del holandés Vingboons., C. 1608.

Los Basurco y Herrera.
Si hoy hi­cié­ra­mos un es­tu­dio com­ple­to de los tí­tu­los de los te­rre­nos de nues­tra ciu­dad de Bue­nos Ai­res, en­con­tra­ría­mos que en el si­glo XVIII mi­les y mi­les de so­la­res lle­van un nom­bre en co­mún: Ba­sur­co y He­rre­ra. El ape­lli­do ha que­da­do gra­ba­do en los tí­tu­los de la Ca­te­dral y en los ex­pe­dien­tes de la igle­sia del Pi­lar o del par­que Le­za­ma, y en la ma­yo­ría de las es­cri­tu­ras ori­gi­na­les de tie­rras de los ba­rrios de Re­co­le­ta, San Tel­mo, Ba­rra­cas o La Bo­ca.
Es­te clan fa­mi­liar, en­tron­ca­do con go­ber­na­do­res, mi­li­ta­res, fun­cio­na­rios, con­tra­ban­dis­tas, obis­pos y ha­cen­da­dos, no tu­vo des­cen­den­cia y se ex­tin­guió en 1770 cuan­do mu­rió sol­te­ra do­ña Ma­ría Jo­sep­ha Ba­sur­co y He­rre­ra.

Orí­ge­nes fa­mi­lia­res
La fa­mi­lia des­cen­día, por vía ma­ter­na, del ge­ne­ral Juan Ta­pia de Var­gas, un pe­nin­su­lar que ha­bía lle­ga­do a Amé­ri­ca en 1608 y al Río de la Pla­ta en 1613. Mien­tras ac­tua­ba en di­ver­sos car­gos co­mo te­nien­te ge­ne­ral de go­ber­na­dor, ofi­cial de la In­qui­si­ción, jus­ti­cia ma­yor o al­fé­rez real, el Ge­ne­ral iba re­ci­bien­do mer­ce­des en tie­rras y ama­sa­ba una cuan­tio­sa for­tu­na que in­cluía cin­cuen­ta y cua­tro es­cla­vos. Tan­to que en po­cos años lle­gó a ser uno de los ve­ci­nos más ri­cos de la al­dea de La Tri­ni­dad. Y si bien te­nía un enor­me pres­ti­gio, tu­vo tam­bién sus de­trac­to­res. Así, Her­nan­da­rias lo con­de­nó por con­tra­ban­do y un hi­jas­tro lo acu­só de ro­bar su le­gí­ti­ma he­ren­cia de Leo­nor de Cer­van­tes -la ri­ca viu­da de Bra­ca­mon­te con la que se ha­bía ca­sa­do en es­ta ciu­dad- di­cien­do que al tiem­po de su ma­tri­mo­nio te­nía tres mil pe­sos que ha­bía per­di­do en el jue­go la no­che an­te­rior a la bo­da. En fin, ren­ci­llas de pe­que­ña al­dea que el in­flu­yen­te Ta­pia de Var­gas lo­gró re­sol­ver con éxi­to.
Ha­bien­do en­viu­da­do de do­ña Leo­nor, ca­só en se­gun­das nup­cias con do­ña Isa­bel de Frías Mar­tel, hi­ja del go­ber­na­dor del Pa­ra­guay Ma­nuel de Frías y de Leo­nor Mar­tel de Guz­mán. Isa­bel des­cen­día de los pri­me­ros po­bla­do­res de Bue­nos Ai­res, sien­do nie­ta de aquel don Gon­za­lo Mar­tel de Guz­mán, hi­dal­go y no­ble, a quien Ga­ray, en el ac­to de fun­da­ción, de­sig­nó pri­mer al­cal­de de se­gun­do vo­to.
No tu­vo hi­jos pe­ro edu­có pro­li­ja­men­te a las cua­tro hi­jas que que­da­ron del pri­mer ma­tri­mo­nio de Ta­pia: Isa­bel, a quien des­po­só con don Fe­li­pe de He­rre­ra y Guz­mán pa­ra pro­crear die­cio­cho hi­jos; Jo­sep­ha y Leo­nor, des­ti­na­das a mon­jas del mo­nas­te­rio de San­ta Te­re­sa en Cór­do­ba; y Jua­na, que ca­só con el Ofi­cial Real Agus­tín de La­va­yén y fue ma­dre de Ma­ría, ca­sa­da a su tur­no con el to­le­da­no Juan de He­rre­ra Hur­ta­do.
Juan Ta­pia de Var­gas mu­rió allá por 1644. Isa­bel de Frías Mar­tel lo so­bre­vi­vió trein­ta y cin­co lar­gos años pe­ro al pa­re­cer no se de­di­có a ves­tir san­tos si­no que si­guió los pa­sos de su di­fun­to ma­ri­do, con­vir­tién­do­se en una no­ta­ble em­pre­sa­ria que ad­mi­nis­tra­ba per­so­nal­men­te sus cuan­tio­sos bie­nes -pro­pios y he­re­da­dos de su es­po­so- que in­cluían cin­co suer­tes de chá­ca­ras en los Mon­tes Gran­des (com­pren­dien­do el hoy ba­rrio de Re­co­le­ta), va­rias man­za­nas en el al­to de San Pe­dro, tie­rras de en­se­na­da jun­to al Ria­chue­lo y vas­tí­si­mas es­tan­cias po­bla­das de ha­cien­da tan­to en Ju­juy co­mo en Bue­nos Ai­res. El his­to­ria­dor Gam­mals­son da co­mo ejem­plo de su ac­ti­vi­dad un con­tra­to de fle­ta­men­to que con­cer­tó en 1653 pa­ra el tras­la­do de unas diez mil ca­be­zas de ga­na­do des­de sus es­tan­cias de Bue­nos Ai­res a las de Ju­juy.1
En sus úl­ti­mos años, Isa­bel vi­vió en la ca­so­na fa­mi­liar a es­pal­das de la Ca­te­dral (San Mar­tín y Bar­to­lo­mé Mi­tre) con su nie­ta po­lí­ti­ca Ma­ría de La­va­yén y su ma­ri­do Juan de He­rre­ra Hur­ta­do.2 Y fue la ma­dri­na de la pri­me­ra hi­ja del ma­tri­mo­nio, Jua­na, na­ci­da en 1672. Des­pués ven­drían va­rios ni­ños más,3 pe­ro a la ho­ra de ha­cer tes­ta­men­to en 1679 do­ña Isa­bel ins­ti­tu­yó co­mo úni­ca he­re­de­ra a Jua­na de He­rre­ra Hur­ta­do y La­va­yén a quien be­ne­fi­ció por ser su ahi­ja­da de bau­tis­mo y con­fir­ma­ción “y por el mu­cho amor que le ten­go”.4
Las pro­pie­da­des he­re­da­das por la pe­que­ña pa­sa­ron a ser ad­mi­nis­tra­das por su pa­dre, Juan de He­rre­ra Hur­ta­do, al­ba­cea de la tes­ta­men­ta­ria, quien las in­cor­po­ró al pa­que­te de sus ya cuan­tio­sos bie­nes fa­mi­lia­res, ol­vi­dan­do con el tiem­po que cier­tas pro­pie­da­des per­te­ne­cían a una so­la de sus hi­jas, por de­re­cho pro­pio.

La he­ren­cia de Jua­na de He­rre­ra
Jua­na de He­rre­ra y La­va­yén era muy chi­ca cuan­do la for­tu­na gol­peó a su puer­ta sin que ella lo su­pie­ra. Te­nía siete años, mu­chos her­ma­nos y un re­cuer­do bo­rro­so de “ma­dri­na”, aque­lla an­cia­na dul­ce re­clui­da en las al­co­bas más si­len­cio­sas de la ca­sa de la Ca­te­dral.
Co­mo el di­ne­ro era co­sa de “gran­des” —y es­pe­cial­men­te de hom­bres— en ca­sa de los He­rre­ra los ni­ños ja­más vie­ron una mo­ne­da, sal­vo aque­llos rea­les que jus­ta­men­te “ma­dri­na” les en­tre­ga­ba en gran ce­re­mo­nia el día de su san­to: “pa­ra su do­te, m’hi­ji­ta”. Por eso, el día que Pa­dre la no­ti­fi­có for­mal­men­te que el ca­pi­tán de ca­ba­llos co­ra­za don Fran­cis­co de Ba­sur­co se­ría su es­po­so, Jua­na tam­bién se ano­ti­ció a me­dias de que ella era la he­re­de­ra de la bo­rro­sa an­cia­na de su in­fan­cia.
Así, en 1697, re­ci­bió en do­te y “en sa­tis­fac­ción de la he­ren­cia que le de­jó Do­ña Isa­bel Mar­tel”,5 $ 9.805 y 6 rea­les en di­ver­sos bie­nes, in­clu­yen­do la mi­tad de la ca­sa fa­mi­liar, unas 1.400 mu­las, al­ha­jas, mue­bles, te­las, al­fom­bras, va­ji­lla, ro­pa y es­cla­vos, pe­ro nin­gu­na suer­te de cha­cra ni es­tan­cia. Va­le acla­rar que la fal­ta del se­ñor He­rre­ra Hur­ta­do no era de­ma­sia­do gra­ve por­que en aquel tiem­po va­lían mu­cho más los ga­na­dos, una ca­sa o bie­nes mue­bles que cha­cras y es­tan­cias.
Po­cos años des­pués, fa­lle­cía He­rre­ra Hur­ta­do y el re­ma­nen­te de las pro­pie­da­des se re­par­tió en­tre to­dos los hi­jos. Jua­na re­ci­bió “dos suer­tes de tie­rras en el pa­ra­je que lla­man Los Om­búes me­dia le­gua río arri­ba de es­ta ciu­dad”6 (hoy Re­co­le­ta) y su her­ma­na me­nor
—Gre­go­ria—, ca­sa­da con don Fer­nan­do de Val­déz e In­clán,7 re­ci­bió en do­te y he­ren­cia tres­cien­tas va­ras de tie­rra en lo que ha­bía si­do la quin­ta suer­te de chá­ca­ra en el re­par­ti­mien­to de Ga­ray. Fue es­te ma­tri­mo­nio, con el be­ne­plá­ci­to de to­da la fa­mi­lia, quien au­to­ri­zó allá por 1708 que en el mon­te más al­to de sus tie­rras si­len­cio­sas y apar­ta­das se ins­ta­la­ran los frai­les re­co­le­tos, re­cién lle­ga­dos al país.

El re­cla­mo de los bie­nes
Nues­tra Jua­na re­cién co­men­zó a in­da­gar en el asun­to de su he­ren­cia lue­go de las muer­tes de su pa­dre y de su ma­ri­do, que fa­lle­ció en Sal­ta en 1712. Del bra­zo de su hi­jo ma­yor —Juan Fran­cis­co— vi­si­tó no­ta­rios, re­vi­só tes­ta­men­tos y pa­pe­le­ría, y fi­nal­men­te ini­ció ex­pe­dien­te pa­ra que el Ca­bil­do la de­cla­ra­ra he­re­de­ra uni­ver­sal de Isa­bel de Frías Mar­tel. Su­po en­ton­ces que la ama­ble an­cia­na de su in­fan­cia ha­bía si­do una de las mu­je­res más ri­cas del pue­blo.
Le to­có por tan­to la di­fí­cil ta­rea de re­cla­mar a her­ma­nos y de­más deu­dos los bie­nes mal he­re­da­dos. Re­cu­pe­ró va­rios in­mue­bles pe­ro no la cría del va­lio­sí­si­mo ga­na­do, ni las ri­cas te­las que ves­tían a sus her­ma­nas ni las al­ha­jas con que se ador­na­ba to­da la fa­mi­lia. Tam­po­co re­cu­pe­ró —ni qui­so— las tie­rras mal­do­na­das por su her­ma­na Gre­go­ria a los re­co­le­tos, pe­ro és­te fue un asun­to que tra­jo lar­ga co­la por­que me­dio si­glo des­pués el al­ba­cea de su hi­ja ce­de­ría el de­re­cho so­bre aque­llas tie­rras a un abo­ga­do as­tu­to, don Fa­cun­do de Prie­to y Pu­li­do, quien lo­gró des­po­jar a los frai­les de la ma­yo­ría de sus te­rre­nos. Va­le acla­rar que las tie­rras per­te­ne­cien­tes al con­ven­to de los Re­co­le­tos com­pren­dían una enor­me frac­ción apro­xi­ma­da­men­te ubi­ca­da en­tre las ac­tua­les ca­lles Li­ber­ta­dor, Ju­nín, Are­na­les y Az­cué­na­ga; y que lue­go de un lar­guí­si­mo jui­cio se re­du­je­ron a lo que hoy co­no­ce­mos co­mo igle­sia del Pi­lar, Cen­tro Cul­tu­ral y ce­men­te­rio de la Re­co­le­ta.
Lo cier­to es que a su muer­te en 1740, do­ña Jua­na de He­rre­ra de­jó a sus cua­tro hi­jos la ca­sa de la Ca­te­dral com­pues­ta de do­ce cuar­tos y dos sa­las, va­rias es­tan­cias en los Arre­ci­fes que su­ma­ban unas vein­ti­cua­tro le­guas de fren­te, nu­me­ro­sos te­rre­nos en el Al­to de San Pe­dro (in­clu­yen­do el que hoy co­rres­pon­de al Par­que Le­za­ma), unas ocho­cien­tas va­ras de fren­te en el Ria­chue­lo, 16 es­cla­vos, mue­bles, pla­ta la­bra­da, jo­yas y las cin­co suer­tes del Mon­te Gran­de, ya por en­ton­ces co­no­ci­do co­mo el “pa­ra­je de la San­ta Re­co­lec­ción”. De acuer­do con las cos­tum­bres de la épo­ca, Jua­na dis­pu­so por tes­ta­men­to me­jo­rar a su úni­ca hi­ja, Ma­ría Jo­se­fa, con un ter­cio y el re­ma­nen­te del quin­to de sus bie­nes.
La ta­sa­ción de los bie­nes su­ce­so­rios mues­tra al­gu­nos da­tos in­te­re­san­tes so­bre los va­lo­res eco­nó­mi­cos re­la­ti­vos de me­dia­dos del si­glo XVIII: las tie­rras de es­tan­cia en los Arre­ci­fes fue­ron va­lua­das en to­tal por al­go más de 43.000 pe­sos. Las cien man­za­nas ac­tua­les, po­co más o me­nos, que le que­da­ba a la su­ce­sión en el ac­tual ba­rrio de la Re­co­le­ta, se ta­sa­ron en 600 pe­sos. Las tie­rras pa­ra cha­cra al sur de la ciu­dad, jun­to al Ria­chue­lo, te­nían un va­lor equi­va­len­te a las del nor­te. La ca­sa fa­mi­liar se ta­só en $ 7.500. Los es­cla­vos, de­pen­dien­do de sus eda­des y con­di­cio­nes, se va­lua­ron en­tre $ 150 y
$ 300 por ca­be­za (sal­vo una mu­la­ti­lla sor­da y mu­da de unos 12 años cu­yo va­lor se fi­jó en
$ 50). En­tre los bie­nes mue­bles, la ca­ma de ja­ca­ran­dá de do­ña Jua­na se ta­só en $ 150, un par de zar­ci­llos con cruz de dia­man­tes, en $ 40, y los do­ce co­ji­nes de ter­cio­pe­lo en $ 60. Aun­que de­be­mos te­ner en cuen­ta que es­tos va­lo­res no son pre­cios de ven­ta si­no ta­sa­cio­nes a los efec­tos de una ad­ju­di­ca­ción de bie­nes, no ca­be du­da que en 1745 po­cas co­sas te­nían me­nos va­lor en Bue­nos Ai­res que un te­rre­no des­po­bla­do en el ac­tual ba­rrio de la Re­co­le­ta.

Los Ba­sur­co y He­rre­ra
Jua­na de He­rre­ra Hur­ta­do y el vas­co Fran­cis­co de Ba­sur­co8 tu­vie­ron cin­co hi­jos (uno muer­to en la in­fan­cia). Vi­vían en la vie­ja ca­sa de los Ta­pia de Var­gas a es­pal­das de la Ca­te­dral, so­bre la ca­lle de la Com­pa­ñía (San Mar­tín) don­de hoy es­tá el pres­bi­te­rio de la igle­sia. La pro­pie­dad cons­ta­ba de do­ce cuar­tos y dos sa­las, ador­na­dos con mue­bles de ja­ca­ran­dá, cua­dros re­li­gio­sos en­mar­ca­dos en pla­ta la­bra­da, col­ga­du­ras de da­mas­co y co­ji­nes de ter­cio­pe­lo con fran­jas de oro. Co­mo la im­por­tan­cia de las fa­mi­lias de aquel en­ton­ces se me­día en nú­me­ro de es­cla­vos, des­ta­que­mos que en 1744 vi­vían en aque­lla ca­sa vein­ti­cin­co es­cla­vos y vein­te agre­ga­dos.
El ma­yor de los hi­jos, Juan Fran­cis­co, fue mi­li­tar, fun­cio­na­rio del Ca­bil­do, em­pre­sa­rio y po­si­ble­men­te el ha­cen­da­do más im­por­tan­te de su épo­ca.9 Mu­rió sol­te­ro en 1754, de­jan­do co­mo he­re­de­ros a sus her­ma­nos Jo­seph An­to­nio y Ma­ría Jo­sep­ha.
El se­gun­do, Jo­seph An­to­nio, na­ci­do el 2 de ju­nio de 1705, doc­to­ra­do en cá­no­nes y le­yes en la Real Uni­ver­si­dad de San Ja­vier de Chu­qui­sa­ca, fue abo­ga­do y lue­go tro­có la to­ga por el há­bi­to. Su ca­rre­ra sa­cer­do­tal cul­mi­nó en 1757 cuan­do fue de­sig­na­do obis­po de Bue­nos Ai­res, car­go que ejer­ció re­cién en 1760 y só­lo has­ta 1761, cuan­do mu­rió en la ca­sa de los obis­pos. Re­cor­da­do por su ge­ne­ro­si­dad, fue gran pro­pul­sor de la Ca­te­dral, a la que de­jó sus bie­nes10 y am­plió con los te­rre­nos de la ca­sa de sus ma­yo­res.11 Co­mo cu­rio­si­dad, agre­ga­mos que en­tre sus le­ga­dos tes­ta­men­ta­rios a nues­tra Ca­te­dral fi­gu­ran dos ne­gros cla­ri­ne­ros, An­drés y Juan, con car­go que los días jue­ves to­ca­ran los cla­ri­nes du­ran­te la mi­sa del San­tí­si­mo Sa­cra­men­to.
El ter­cer hi­jo de do­ña Jua­na, Mi­guel An­to­nio, se doc­to­ró tam­bién en le­yes y cá­no­nes, ac­tuan­do co­mo cu­ra de Ar­que en la pro­vin­cia de Co­cha­bam­ba.
La cuar­ta y úni­ca hi­ja del ma­tri­mo­nio fue Ma­ría Jo­se­fa, que nun­ca se ca­só, por­que no hu­bo can­di­da­to acep­ta­ble, por­que de­bió cui­dar de su ma­dre o sim­ple­men­te por­que se le fue pa­san­do la ho­ra. Sol­te­ra que­dó y, co­mo co­rres­pon­de, se de­di­có a ves­tir san­tos. Se­gún una re­so­lu­ción de di­ciem­bre de 1749, el Ca­bil­do le con­fi­rió el al­to ho­nor de ves­tir al san­to pa­tro­no pa­ra la fies­ta de San Mar­tín de Tours.12 Sol­te­ra, muy ri­ca y muy re­la­cio­na­da con los que­ha­ce­res de la ve­ci­na Ca­te­dral de Bue­nos Ai­res, se­gu­ra­men­te lle­va­ría una vi­da mo­nó­to­na en­tre mi­sas, no­ve­nas, san­tos y obras de ca­ri­dad.
Des­pués de la muer­te de su her­ma­no ma­yor, Ma­ría Ba­sur­co de­bió de­jar las no­ve­nas pa­ra ocu­par­se de sus pro­pios bie­nes y de los ne­go­cios que ha­bía de­ja­do Juan Fran­cis­co. Fue en­ton­ces cuan­do apa­re­ció en su vi­da un per­so­na­je que la sub­yu­ga­ría pa­ra siem­pre: el se­ñor doc­tor Juan Bal­ta­sar Ma­ziel, san­ta­fe­si­no, sa­cer­do­te, abo­ga­do y has­ta poe­ta.

El se­ñor doc­tor don Juan Bal­ta­sar Ma­ziel
Vea­mos quién fue es­te se­ñor a quien la Ba­sur­co lla­ma­ba “hi­jo” y que tu­vo una no­ta­ble in­fluen­cia en Bue­nos Ai­res en­tre 1760 y 1780. Si nos guia­mos por lo que de él es­cri­bie­ron el Deán Fu­nes, Juan Probst, Juan Ma­ría Gu­tié­rrez o Ri­car­do Pic­ci­ri­lli,13 di­re­mos que na­ció en San­ta Fe en 1727, en una fa­mi­lia de an­ti­guo li­na­je; que fue edu­ca­do por los je­sui­tas con una só­li­da ba­se hu­ma­nís­ti­ca; que cur­só es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Cór­do­ba, dis­tin­guién­do­se por su ta­len­to y su vir­tud; que se doc­to­ró en le­yes en San­tia­go de Chi­le; que en Bue­nos Ai­res in­ter­vi­no co­mo bri­llan­te abo­ga­do en los asun­tos per­mi­ti­dos a los sa­cer­do­tes, lle­gan­do a ser el hom­bre de con­sul­ta de las au­to­ri­da­des ci­vi­les, ecle­siás­ti­cas y de los par­ti­cu­la­res; que fue de­sig­na­do en al­tos car­gos ecle­siás­ti­cos por los obis­pos Mar­ce­lla­no, Ba­sur­co y De la To­rre, su ami­go y pro­tec­tor; que tu­vo una in­fluen­cia de­ci­si­va en los ne­go­cios de la Igle­sia en­tre 1766 y 1776; que fue can­ce­la­rio y re­gen­te de los rea­les es­tu­dios en el Co­le­gio de San Car­los y gran pro­pul­sor de los es­tu­dios su­pe­rio­res en Bue­nos Ai­res, en cu­yo Real Co­le­gio Con­vic­to­rio Ca­ro­li­no en­se­ñó y gra­vi­tó por su sa­ber y el ejem­plo de su vi­da. Que, en fin, fue el maes­tro de la ge­ne­ra­ción de Ma­yo.
Si, en cam­bio, le cree­mos al pa­dre Gui­ller­mo Fur­long, que in­ves­ti­gó su vi­da y obra, de­be­re­mos de­cir que: “Sus con­tem­po­rá­neos, por in­te­re­ses y com­pro­mi­sos del mo­men­to, exal­ta­ron la fi­gu­ra de es­te sa­cer­do­te y, aun hoy día, hay quien se ha­ce eco de aque­lla nom­bra­día sin fun­da­men­to y de aque­lla glo­ria sin ba­se, pe­ro la fi­gu­ra de Ma­ziel es de­sa­gra­da­ble y su ac­ción es tor­tuo­sa e in­tri­gan­te. Le­jos de ha­ber si­do ‘el maes­tro de la ge­ne­ra­ción de Ma­yo’, co­mo pom­po­sa y gra­tui­ta­men­te se le ha til­da­do, ape­nas lle­gó Ma­ziel a ser uno de los tan­tos maes­tri­tos, sin ideas fir­mes, sin lí­nea de con­duc­ta rec­ti­lí­nea, sin am­bi­cio­nes fue­ra de las ex­clu­si­va­men­te per­so­na­les. Ta­len­to no le fal­ta­ba y tu­vo opor­tu­ni­da­des de ha­cer uso del mis­mo, pe­ro su pe­re­za in­te­lec­tual le do­mi­nó, a una con su afán de fi­gu­ra­ción”. 14
Des­pués de ana­li­zar sus es­cri­tos, con­ti­núa el pa­dre Fur­long, “…un or­gu­llo in­con­te­ni­do lo lle­vó a mal­quis­tar­se la vo­lun­tad de to­dos los hom­bres de va­lía, y su es­pí­ri­tu in­quie­to y ca­mo­rre­ro le lle­vó al la­do de to­dos los hom­bres más im­po­pu­la­res que hu­bo en el Río de la Pla­ta. Aun­que el he­cho de ser san­ta­fe­si­no y el ha­ber si­do dis­cí­pu­lo de los je­sui­tas y ami­go de Fran­cis­co Ja­vier Itu­rri, nos in­cli­na­ba a sim­pa­ti­zar a prio­ri con Ma­ziel y a bus­car có­mo jus­ti­fi­car sus erro­res, he­mos pre­fe­ri­do ex­po­ner la ver­dad: en su vi­da in­quie­ta, fi­li­bus­te­ra e in­dis­ci­pli­na­da, no tu­vo paz con­si­go ni con los de­más, y así es­te­ri­li­zó los gran­des do­nes con que la na­tu­ra­le­za le ha­bía do­ta­do”.15
¿Pe­ro qué tie­ne que ver el doc­tor Juan Bal­ta­sar Ma­ziel con Ba­sur­co? Vea­mos. Cuan­do lle­gó a Bue­nos Ai­res, allá por 1756, era un jo­ven y des­co­no­ci­do doc­tor en le­yes y cá­no­nes a quien la Real Au­dien­cia de La Pla­ta le ha­bía per­mi­ti­do ejer­cer la abo­ga­cía en los asun­tos per­mi­ti­dos a los sa­cer­do­tes: asun­tos de la Igle­sia y de­fen­sa de los po­bres. Ya ins­ta­la­do en nues­tra ciu­dad, y re­co­no­ci­do su tí­tu­lo por el Ca­bil­do, Ma­ziel se de­di­có a ejer­cer su pro­fe­sión y no pre­ci­sa­men­te con los po­bres si­no con per­so­nas acau­da­la­das, co­mo Ma­ría Jo­se­fa Ba­sur­co, que le con­fió sus cuan­tio­sos asun­tos co­mo ad­mi­nis­tra­dor y abo­ga­do.
Mu­chos años des­pués, el co­mer­cian­te Do­min­go Bel­gra­no Pé­rez ates­ti­gua­ría en un jui­cio que cuan­do vi­si­ta­ba a su com­pa­dre, el Dr. Ma­ziel, és­te so­lía de­cir­le que es­ta­ba ocu­pa­do con los asun­tos de Ma­ría Ba­sur­co, y que las de­fen­sas de Ma­ciel le re­di­tua­ron a la Ba­sur­co po­se­sio­nes de “bie­nes con­si­de­ra­bles, de que ca­re­cía an­tes de la enun­cia­da de­fen­sa, sub­sis­tien­do des­pués en una opu­len­cia tal que se con­si­de­ra­ba en su cla­se la más aco­mo­da­da de es­ta ciu­dad”.16 A su vez, Jo­se­fa Al­dao de La­var­dén ates­ti­gua­ría en 1792 que “Do­ña Ma­ría Ba­sur­co de­be­ría el go­ce de mu­cha par­te de su cau­dal a la li­te­ra­tu­ra, va­li­mien­to y ex­traor­di­na­ria di­li­gen­cia del fi­na­do Ma­ciel”.17
En un prin­ci­pio es­tas de­fen­sas in­de­bi­das -y apa­sio­na­das- le aca­rrea­ron san­cio­nes y lo obli­ga­ron a re­fu­giar­se tem­po­ra­ria­men­te en San­ta Fe. Al vol­ver a Bue­nos Ai­res qui­so con­quis­tar la si­lla ma­gis­tral de la Ca­te­dral que se en­con­tra­ba va­can­te y fa­lló en su in­ten­to, pe­ro lo­gró que el obis­po Mar­ce­lla­no y Agra­mont lo nom­bra­ra exa­mi­na­dor si­no­dal. Mien­tras tan­to se­guía ocu­pán­do­se de los asun­tos de Ma­ría Ba­sur­co —a quien ya lla­ma­ba “ma­dre”— y ella en re­tri­bu­ción le pa­ga­ba sus via­jes, lo ves­tía y lo ali­men­ta­ba. Bel­gra­no Pé­rez de­cía que Ma­ziel fre­cuen­ta­ba la ca­sa de la Ba­sur­co “co­mo si fue­se la su­ya pro­pia”18 y cuan­do lo en­con­tra­ba en la ca­lle so­lía de­cir ven­go de ver a mi ma­dre”. En su me­sa Ma­ziel co­no­ció e in­ti­mó con to­dos los gran­des se­ño­res de la épo­ca, co­mo los Al­to­la­gui­rre, los Ba­sa­vil­ba­so, los La­var­dén, los War­nes o los Az­cué­na­ga. Fue do­ña Ma­ría quien lo re­co­men­dó a Jo­sé An­to­nio Ba­sur­co cuan­do és­te lle­gó a Bue­nos Ai­res en 1760 pa­ra asu­mir su car­go de obis­po. A par­tir de en­ton­ces la ca­rre­ra de Ma­ziel fue con­so­li­dán­do­se has­ta lle­gar a ser la ma­no de­re­cha del obis­po De la To­rre, con el pom­po­so tí­tu­lo de exa­mi­na­dor de Cá­no­nes y Le­yes de la Real Uni­ver­si­dad de San Fe­li­pe del Rey­no de Chi­le, abo­ga­do de su Real Au­dien­cia y de la de Char­cas, co­mi­sa­rio del San­to Ofi­cio de la In­qui­si­ción, ca­nó­ni­co ma­gis­tral de la San­ta Igle­sia Ca­te­dral, pro­vi­sor vi­ca­rio, y go­ber­na­dor ge­ne­ral del Obis­pa­do del Río de la Pla­ta en Bue­nos Ai­res.
En 1760, cuan­do Ma­ría Ba­sur­co ce­dió la ca­sa fa­mi­liar a la Ca­te­dral, re­tu­vo un te­rre­ni­to de su fon­do so­bre la hoy Bar­to­lo­mé Mi­tre, don­de le­van­tó una ca­sa pa­ra que allí vi­vie­ra con co­mo­di­dad su que­ri­do Ma­ziel. Ella se mu­dó a otra re­si­den­cia so­bre la mis­ma ca­lle de la Ca­te­dral, si­tua­da una cua­dra ha­cia el nor­te, que ha­bía si­do la úl­ti­ma mo­ra­da de sus tíos Gre­go­ria de He­rre­ra y Fer­nan­do de Val­déz e In­clán.
En­tre los mu­chos re­ga­los que Ma­ría Jo­se­fa Ba­sur­co hi­zo a Ma­ziel hu­bo uno muy es­pe­cial: la cua­dra fren­te a la Pla­zue­la del Con­ven­to de los re­co­le­tos, en­tre las hoy Quin­ta­na y Al­vear, con ba­rran­ca y vis­ta al río. No una cua­dra cual­quie­ra si­no jus­ta­men­te aqué­lla que des­de an­ta­ño los frai­les le ve­nían pi­dien­do pa­ra am­pliar su pla­zue­la.
Ma­ziel zan­jó la pro­pie­dad y co­men­zó a cons­truir­se una ca­sa; el sín­di­co de los re­co­le­tos le res­pon­dió con un jui­cio de lí­mi­tes. Ma­ziel con­tra­tó en­ton­ces los ser­vi­cios de su ami­go el pro­cu­ra­dor don Fa­cun­do de Prie­to y Pu­li­do a quien, lue­go de la muer­te de Ma­ría Jo­sep­ha, le pa­gó con el de­re­cho so­bre to­das las tie­rras que ocu­pa­ban los re­co­le­tos, y to­dos jun­tos ini­cia­ron el plei­to más es­can­da­lo­so del si­glo XVIII, que du­ró trein­ta lar­gos años.

La he­ren­cia de do­ña Ma­ría
La an­cia­na do­ña Ma­ría Jo­se­fa de Ba­sur­co y He­rre­ra no ha de­ja­do re­tra­to pa­ra la his­to­ria. Sin em­bar­go, po­de­mos ima­gi­nar­la una ma­tro­na mo­re­na, al­ta, er­gui­da, se­ve­ra­men­te ves­ti­da de ne­gro y acos­tum­bra­da a ser lla­ma­da “Mi Se­ño­ra do­ña Ma­ría”, la que man­da.
En 1770, año de su muer­te, su úl­ti­ma mo­ra­da de la ca­lle de la Ca­te­dral a dos cua­dras del Fuer­te, era un san­tua­rio po­bla­do de imá­ge­nes ri­ca­men­te ata­via­das y re­tra­tos de san­tos en­cua­dra­dos en mar­cos de pla­ta la­bra­da. Su me­sa, ser­vi­da por es­cla­vos de pun­ta en blan­co, era pom­po­sa­men­te pre­si­di­da ya por el Obis­po de la To­rre, ya por el po­de­ro­so doc­tor don Juan Bal­ta­sar Ma­ziel, que la lla­ma­ba “ma­dre”. A su dies­tra so­lían sen­tar­se los Mi­nis­tros Rea­les y los gran­des se­ño­res de su épo­ca, co­mo los Al­to­la­gui­rre, Ba­sa­vil­ba­so, Me­dra­no o La­var­dén.
Ja­más es­ta­ba so­la: ade­más de los cu­ras que go­za­ban de sus ge­ne­ro­sos fa­vo­res y aguar­da­ban sus pro­me­sas de ca­pe­lla­nías, ro­dea­ba su ve­jez una le­gión de pa­rien­tes y ami­gas que con el pre­tex­to de cui­dar­la es­pia­ban las li­bre­tas don­de ella pro­li­ja­men­te ano­ta­ba, de­sa­no­ta­ba, agre­ga­ba y ta­cha­ba los le­ga­dos que ca­da uno re­ci­bi­ría des­pués de sus días. Y en las co­ci­nas su ama de lla­ves, la par­da Es­co­lás­ti­ca, y un en­jam­bre de cria­dos, que ha­bían na­ci­do en la fa­mi­lia, cu­chi­chea­ban so­bre a quién no y a quién sí le to­ca­ría la li­ber­tad, acom­pa­ña­da si aca­so de un te­rre­ni­to.
Mu­rió do­ña Ma­ría el 24 de oc­tu­bre de 177019 y to­dos re­ci­bie­ron al­go, pe­ro na­die ob­tu­vo de­ma­sia­do. Es que la mis­ma no­che en que la ve­la­ban, mien­tras las llo­ro­nas ha­cían su tra­ba­jo a la luz de los ci­rios ilu­mi­na­dos en can­de­la­bros de pla­ta la­bra­da, el doc­tor don Juan Balt­ha­sar Ma­ziel se pre­sen­tó con un par de mo­re­nos pa­ra po­ner las co­sas en su lu­gar: re­ti­ró de la ca­sa la ca­ja de fie­rro que guar­da­ba los sa­cos de di­ne­ro, las al­ha­jas fa­mi­lia­res y los tí­tu­los de pro­pie­dad y se los lle­vó a su pro­pia ca­sa, aque­lla que le ha­bía re­ga­la­do “la Se­ño­ra”.
Las exe­quias de la Ba­sur­co fue­ron, por su­pues­to, gran­dio­sas. Acom­pa­ña­ban al fé­re­tro las cru­ces de San Fran­cis­co, San­to Do­min­go, Mon­se­rrat, San Ni­co­lás, la Pie­dad, Con­cep­ción, la Mer­ced; y en su en­tie­rro can­ta­ron las co­mu­ni­da­des en­te­ras de do­mi­ni­cos y be­tle­mi­tas. La se­pul­ta­ron en San Fran­cis­co, y mien­tras su al­ma —úni­ca he­re­de­ra uni­ver­sal— iba as­cen­dien­do a los cie­los, en la tie­rra se re­za­ban cien­tos de mi­sas dia­rias por su eter­no des­can­so.
El al­ba­cea Ma­ziel pa­ga­ba las mi­sas y re­par­tía en­tre las igle­sias —en nom­bre de su san­ta ma­dre, ¡Dios la ten­ga en su Glo­ria!— ca­de­nas de oro y de ná­car, cru­ces con dia­man­tes, ro­sa­rios con cuen­tas de oro y bor­lo­nes de per­las y zar­ci­llos de oro pa­ra ador­nar a Nues­tras Se­ño­ras; va­ras de ti­sú de pla­ta y de bro­ca­do azul pa­ra ves­tir a las san­tas; pie­zas de pla­ta pa­ra co­ro­nar las sa­gra­das imá­ge­nes; sor­ti­jas con bri­llan­tes y per­las pa­ra la cus­to­dia del San­tí­si­mo Sa­cra­men­to; y, por fin, es­pe­jos, al­fom­bras, mar­cos de pla­ta y ara­ñas de cris­tal pa­ra ilu­mi­nar las os­cu­ras igle­sias.
Los pa­rien­tes, ami­gos y cria­dos se que­da­ron sin al­ha­jas pe­ro re­ci­bie­ron sus pie­zas de pla­ta, le­ga­dos de di­ne­ro y tie­rras. Por­que tie­rras eran lo que le so­bra­ba a la di­fun­ta y mu­chos pu­die­ron ha­cer alar­de de las quin­ti­llas que en las in­me­dia­cio­nes de la Re­co­le­ta les ha­bía de­ja­do do­ña Ma­ría, que en paz des­can­se. El le­ga­do ma­yor se lo lle­vó el no­ta­rio ecle­siás­ti­co, don An­to­nio de He­rre­ra y Ca­ba­lle­ro, en nom­bre de sus hi­jas y cu­ña­das, las se­ño­ri­tas Iza­gui­rre, so­bri­nas le­ja­nas de la di­fun­ta, que re­ci­bie­ron bue­na par­te de las tie­rras que Ba­sur­co ha­bía de­ja­do en el sur y nor­te de la ciu­dad.
Con la muer­te de Ma­ría Jo­se­fa se ex­tin­guió la fa­mi­lia Ba­sur­co y He­rre­ra, a la que Bue­nos Ai­res le de­be bue­na par­te de su Ca­te­dral y, de al­gu­na ma­ne­ra, la igle­sia del Pi­lar y el Con­ven­to y ce­men­te­rio de la Re­co­le­ta.

Notas
1 Gam­mals­son, Hial­mar Ed­mun­do, Los Po­bla­do­res de Bue­nos Ai­res y su Des­cen­den­cia, M.C­.B.A, Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra, Bue­nos Ai­res, 1980, pág. 128.
2 El ca­pi­tán Juan de He­rre­ra Hur­ta­do, na­tu­ral de To­le­do, Es­pa­ña, era hi­jo de Pe­dro He­rre­ra y Mon­ca­da y Jua­na de He­rre­ra.
3 En su tes­ta­men­to del 19.9.1696 Juan de He­rre­ra Hur­ta­do men­cio­na co­mo sus hi­jos y he­re­de­ros a Pe­dro, Agus­tín y Ni­co­lás, Jua­na (bau­ti­za­da el 19.2.1672), Isa­bel, Gre­go­ria, Jua­na Ma­ría, Mar­ga­ri­ta y Lu­cía. (AGN, IX 48-8-3, fs. 501 vta.).
4 Tes­ta­men­to del 9.3.1679 an­te el es­cri­ba­no Juan Mén­dez de Car­va­jal (AGN, IX 48-6-8, fs. 29).
5 AGN, IX 48-8-4, fs. 39.
6 AGN, Tes­ta­men­ta­rias N° 4300, tes­ta­men­ta­ria de Fran­cis­co Ba­sur­co, in­ven­ta­rio de 1713.
7 El ca­pi­tán de ca­ba­llos co­ra­za Fer­nan­do Mi­guel Ba­si­lio de Val­dez e In­clán na­ció el 28.9.1683 en Bae­sa, Jaén, Es­pa­ña. Mu­rió en Bue­nos Ai­res en oc­tu­bre de 1743. Fue en­te­rra­do en la igle­sia del Pi­lar (AGN, tes­ta­men­ta­ria N° 8732).
8 Fran­cis­co Ba­sur­co, na­tu­ral de la Vi­lla de Mo­tri­co, pro­vin­cia de Gui­púz­coa, hi­jo del ca­pi­tán Fran­cis­co Ba­sur­co e Iba­rra y de Ma­ría To­ma­sa de Isa­go y Gam­boa.
9 Ex­plo­ta­ba las es­tan­cias fa­mi­lia­res de Arre­ci­fes. En 1740, se in­ven­ta­ria­ron allí 5.590 ani­ma­les, de­ján­do­se cons­tan­cia que el res­to del ga­na­do no se pu­do reu­nir por el ace­cho de la in­dia­da (Tes­ta­men­ta­ria Jua­na de He­rre­ra, AGN, N° 6369) El Tte. Cnel. J. F. Ba­sur­co mu­rió en ju­nio de 1754. Por tes­ta­men­to do­nó sus es­tan­cias de los Arre­ci­fes a los je­sui­tas.
10 El obis­po Ba­sur­co y He­rre­ra mu­rió el 5.2.1761, sien­do se­pul­ta­do en la Ca­te­dral, ca­pi­lla de la Se­ño­ra del Car­men. De­jó co­mo úni­ca y uni­ver­sal he­re­de­ra a la igle­sia Ca­te­dral, pa­ra ayu­dar a su fá­bri­ca. El le­ga­do no in­cluía su par­te de he­ren­cia so­bre la tes­ta­men­ta­ria de Juan Fran­cis­co Ba­sur­co, por te­ner és­ta otros des­ti­nos. Por tes­ta­men­to fun­dó una ca­pe­lla­nía de 3.000 pe­sos pa­ra ha­cer una fies­ta anual con no­ve­na en la Ca­te­dral, co­men­zan­do el do­min­go an­te­rior al día de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad. (Re­gis­tro N° 2, 1761, fs. 3, 6.1.1761; fs. 266, 29.12.1761).
11 El in­mue­ble de 40 va­ras de fren­te, fue ce­di­do a la Ca­te­dral por Ma­ría Jo­sep­ha Ba­sur­co a ins­tan­cias de su her­ma­no el obis­po quien pa­gó par­te del pre­cio de $ 10.000, se­gún do­cu­men­ta­ción obran­te en la tes­ta­men­ta­ria de Ma­ría J. Ba­sur­co (AGN, N° 4304).
12 Ac­tas del Ex­tin­gui­do Ca­bil­do de Bue­nos Ai­res, años 1745-1750, 2.12.1749.
13 Ci­ta­dos por Ri­car­do Pic­ci­ri­lli en Dic­cio­na­rio His­tó­ri­co Ar­gen­ti­no, Vol. V, Bs. As., 1964.
14 Gui­ller­mo Fur­long Na­ci­mien­to y de­sa­rro­llo de la Fi­lo­so­fía en el Río de la Pla­ta, págs. 430-431; ver tam­bién Ca­ye­ta­no Bru­no His­to­ria de la Igle­sia en la Ar­gen­ti­na, Bs As., 1970, T. VI págs. 257, 262, 289, 319-320.
15 Fur­long, op. cit., pág., 439. Maziel ter­mi­nó sus días en Mon­te­vi­deo, don­de lo ha­bía des­te­rra­do el vi­rrey Lo­re­to des­pués de una de sus fa­mo­sas in­tri­gas. Allí mu­rió el 2 de ene­ro de 1788, de­jan­do en Bue­nos Ai­res una de las bi­blio­te­cas más com­ple­tas de la era co­lo­nial.
16 Tes­ta­men­ta­ria M. J. Ba­sur­co, 163 a 167 vta (AGN, N° 4304).
17 Ibi­dem, fs. 167 vta a 171 vta.
18 Ibi­dem, fs. 163 a 167 vta.
19 Otor­gó po­der pa­ra tes­tar el 27.9.1770, gra­ve­men­te en­fer­ma, an­te el es­cri­ba­no Jo­sé Zen­za­no, a Maziel, Do­min­go Alon­so de la Pa­rro­ta y al pres­bí­te­ro Juan Cris­tó­fo­mo de Sue­ro, su so­bri­no. Años des­pués Sue­ro ini­ció jui­cio con­tra la tes­ta­men­ta­ria de Maziel, re­cla­man­do al­gu­nos bie­nes de la Ba­sur­co, co­mo la ca­sa de la hoy ca­lle B. Mi­tre don­de vi­vió Maziel has­ta su des­tie­rro.

Información adicional

HISTORIAS DE LA CIUDAD. Una revista de Buenos Aires
Declarada de “Interés de la Ciudad de Buenos Aires” por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Año II – N° 9 – Mayo de 2001
I.S.S.N.: 1514-8793
Registro de la Propiedad Intelectual N° 100.991

Categorías: PERSONALIDADES, Vecinos y personajes, Hechos, eventos, manifestaciones, Biografías, Inmigración, Política
Palabras claves: San telmo, La Boca, Barracas Recoleta, Ma­ría Jo­sep­ha Ba­sur­co y He­rre­ra, terrateniente

Año de referencia del artículo: 1608

Historias de la Ciudad. Año 2 Nro9

Venta de un sitio con rancho realizada por María Josefa Basurco el 7 de septiembre de 1770.

La primitiva Catedral de Buenos Aires, a fines del siglo XVIII. Acuarela de Eliot (circa 1807).

Firma de la madre de los Basurco, doña Juana de Herrera Hurtado.

Las tierras de Recoleta pertenecientes a María Josefa Basurco sobre un plano actual.

Back To Top