Skip to content

Villa Urquiza

Primeros establecimientos industriales en Villa Urquiza

Luis Alposta

, 1928.

Fábrica de cristales

A comienzos del año 1889, en el predio delimitado por las calles Diecisiete, Una, Dieciocho (actuales Ceretti, Roosevelt, Aizpurúa) y las vías del ferrocarril, se establecía la Cooperativa Cristalera, importante establecimiento destinado a la fabricación y manufactura del vidrio.

Era su director general el ingeniero Julio Krause (1858-1923), caracterizado vecino de nuestro Barrio.

Esta fábrica recibía la materia prima por medio del ferrocarril, el que a través de un desvío llegaba hasta su interior.

En ella se fabricaron los primeros alambiques de vidrio utilizados en el país para la destilación de petróleo.

Dejó de funcionar en 1930, aproximadamente.

 

Licorería “Clarat Frères”

Poco tiempo después de haber sido fundado el barrio de Las Catalinas, se instaló en la zona la Licorería Clarat Frères, propiedad de los señores Francisco y Juan Clarat, en la manzana delimitada por las calles Una, Dieciocho, Dos y Diecisiete (actuales Franklin D. Roosevelt, Aizpurúa, Cullen y Ceretti). Cabe consignar aquí que esta manzana, ubicada justo enfrente de la que ocupaba la fábrica de cristales, ha sido mal registrada en el primitivo plano de 1888, en el que, también por error, figura con el nombre de Martín y Rossi.

Esta fábrica de licores llegó a ser considerada en su tiempo la más importante de Sudamérica. Sus depósitos ocupaban una extensión de 12.000 m2, sin contar los vastos sótanos que poseía. Un ramal especial del ferrocarril llegaba hasta esos mismos depósitos.

En 1911 pasó a ser propiedad de Raúl Sauveterre y Cía., y con el nombre de Fábrica Licorera Pedefloux tenía su entrada por Guanacache (Roosevelt) 5749.

El periódico local Eco Social, con fecha 22 de agosto de 1912, comenta el voraz incendio ocurrido en ese establecimiento:

“Las llamas alcanzaron las habitaciones particulares situadas en lo alto del edificio, y amenazaban propagarse a los talleres y depósitos de licores y alcoholes.

“Una delegación de bomberos del cuartel del barrio de Belgrano, compuesta por dieciocho hombres, al mando del subteniente Silva, inició el salvataje e impidió que las llamas se extendieran por el vecindario, donde, calle por medio, se encontraba la manufacturería de cigarros Avanti; limitose su acción a circunscribir el fuego para evitar mayores daños, dada la escasa fuerza del agua.”

A mediados de la década del ’40, esta fábrica cerró sus puertas. Enfrente, en la esquina de Aizpurúa y Guanacache (Roosevelt), quedaban el almacén del Bicho Feo y la carbonería de Maritato. Después, fueron otros los rubros y otros los nombres: Establecimiento Metalúrgico Emeta; artículos electrodomésticos Simplex y la firma industrial Fanal S.A.

Demolidas las instalaciones de media manzana (la que da a la calle Franklin D. Roosevelt), hoy funciona allí el supermercado Carrefour.

 

Fábrica de cigarros “Avanti”

En 1904 se instaló en el barrio la Compañía Tabacalera Italo-Francesa Avanti S.A., con domicilio en Guanacache (Roosevelt) 5621. Este establecimiento tabacalero, uno de los más importantes del país, tenía varios pisos, y abarcaba toda la manzana delimitada por las calles Guanacache, Ceretti, Cullen y Burela.

En un principio, la empresa trajo de Italia operarios especializados, quienes se encargaban de enseñar las técnicas a los nuevos obreros. La fábrica llegó a emplear más de 1.500, siendo en su mayoría mujeres.

Cuenta Héctor F. Arata en su libro Villa Urquiza – Sus primeros cien años, que “en 1909 la fábrica sufrió un pavoroso incendio. El fuego, que tuvo origen en los depósitos secadores de tabaco, bien pronto se extendió, dada la mercadería allí almacenada; se quemó durante días, lentamente, toda la existencia, y se destruyó la totalidad del edificio.

“La falta de elementos para combatir el fuego, la clase del material acopiado y, en especial, la escasez de agua, fueron las causas principales del desastre.”

El edificio fue luego reconstruido, y la fábrica comenzó a trabajar nuevamente.

Y así hasta 1958, en que Avanti, la firma que nos decía: Fume uno y pedirá otro, trasfirió su propiedad a la Compañía Tabacalera Americana, la que, a su vez, fue liquidada a mediados de 1969. Las instalaciones fueron luego demolidas, para dar lugar a la construcción de dos modernas torres en propiedad horizontal, edificadas por el Banco Hipotecario Nacional.

 

Información adicional

“Villa Urquiza – Sus orígenes” De Luis Alposta: Colección Cuadernos del Aguila, vol.5. Ed. Fundación Banco de Boston, Buenos Aires, 1989.

Categorías: ECONOMIA Y SEGURIDAD, Fábricas y talleres, Cosas que ya no están
Palabras claves:

Año de referencia del artículo: 1928

Back To Top