Skip to content

Villa Urquiza

Ricardo Muñoz – La primera guitarra argentina nació en Villa Urquiza

Luis Alposta

Don Ricardo Muñoz, antiguo vecino de Villa Urquiza, fue quien construyó la primera guitarra con maderas del país e inventó el vibrografómetro, aparato que sirvió para determinar que el alerce argentino es la madera más apropiada para la construcción del popular instrumento., 1947.

Ricardo Muñoz nació en Sevilla, España, el 4 de noviembre de 1887, siendo un niño se trasladó con sus padres a la Argentina radicándose en Buenos Aires, en Villa Urquiza.

Ricardo Muñoz Santizo -tal su nombre completo- comenzó sus estudios musicales con los maestros Hilarión Leloup y Justo T. Morales. Leloup le extendió el diploma de profesor de guitarra en el año 1923, destacándose luego como ejecutante en más de un concierto. María Luisa Anido, viendo sus méritos de intérprete se interesó en su formación y por dos años le dio clases de perfeccionamiento.

Junto con Segundo Contreras, el catalán Domingo Prat y el musicólogo argentino Carlos Vega, Ricardo Muñoz forma parte del primer grupo de maestros dedicados a la historiografía de la guitarra de concierto en la Argentina. Los estudiosos Antonio de Bari y Héctor García Martínez se han ocupado, oportunamente, de su obra.

Se destacó en la investigación historiográfica del instrumento y la luthería. Escribió una “Historia de la guitarra” que, en su momento, fue considerado “primero y único libro en su género”.

La actividad historiográfica de Muñoz no se detuvo ahí. Escribió, además, una “Biografía de Fernando Sors”, editada en 1965 por Francisco Colombo y que tuve el honor de presentar. A ella se suma “Historia Universal de la Guitarra” y “La psicopedagogía de la guitarra”.

Su estudio sobre las cualidades y propiedades vibratorias de las maderas para la construcción de instrumentos ocupó gran parte de su tiempo. De su invención nació el vibrografómetro, un instrumento utilizado por distintas instituciones científicas para determinar la vibración de las maderas y metales. Por este invento fue designado becario por la Comisión Nacional de Cultura de la Nación, en el año 1946.

De los setecientos tipos de madera que investigó, la del alerse, para la tapa de la guitarra (las antiguas guitarras se hacían de abeto), fue la que se le impuso como la mejor madera musical del mundo. Cabeza y mástil fueron hechos con madera del cedro que crece en Salta, llamado “Cedrella Lilloi”. La caja de resonancia, aros y fondo con el algarrobo negro de Santiago del Estero, el “Prosopis Nigra”, también con el ciprés de Neuquén, cuyo nombre es “Libocedrus Chilensis”, así como el jacarandá negro del Chaco, llamado “Prosopis Kuntzoi”. Esta última madera se aplica también en diapasones y puentes. Con estas maderas fue que Ricardo Muñoz construyo “la primera guitarra argentina”.

En su libro “Tecnología de la guitarra Argentina”, están las bases de la construcción de instrumentos. Aseguran que de sus manos salieron verdaderas joyas artesanales, una de las cuales ha sido donada al Museo Histórico Nacional. Otros títulos sobre esta disciplina, aparte del ya mencionado, son “Identificaciones vibrométricas” y “Observaciones cordales guitarrescas”.

En 1939, el constructor japonés Kimpichi Mayimoto construyó exclusivamente para él una guitarra que le fue remitida por intermedio del Ministerio de Educación del Japón. Fue la primera y única guitarra oriental que entró al país en ese entonces.

El 1º de julio de 1946, Muñoz presentó a la Comisión Nacional de Cultura de la Nación un proyecto sobre la creación de la Escuela Industrial Técnica del Luthier, el cual fue aprobado. Dos años después, en Buenos Aires, se abrieron las puertas de la primera escuela industrial de luthería de América.

En 1953, el Congreso Guitarrístico Internacional, realizado en Módena, Italia, le concedió el Gran Premio de Honor, la más alta distinción, otorgada por su libro “Tecnología de la guitarra argentina”

Los valiosos aportes brindados por este generoso y fecundo cultor de la guitarra se extendieron a otros campos: conferencista y Miembro Fundador de la Asociación Guitarrística Argentina y de la Academia Argentina de Guitarra.

Ha sido Miembro Correspondiente de instituciones tan prestigiosas como la “Chicago Classic Guitarre”, de Estados Unidos; la “The Philarmonic Society of Guitarrist”, de Londres y Miembro de Honor de “Les amis de la guitarre”, de París.

Don Ricardo alguna vez me hizo este comentario: “Yo he presentado un proyecto donde, no sólo digo que la guitarra debe ser declarada instrumento nacional, sino, también, que debe tener su día coincidiendo con el de Santa Rosa, dado que, como se sabe, ésta fue la única santa que pulsó la guitarra”.

Durante sus últimos años lo asistí como médico y amigo hasta el día de su muerte, ocurrida el 24 de agosto de 1967.

Información adicional

Categorías: PERFIL PERSONAS, PERSONALIDADES, Músicos, compositores y cantantes, Vecinos y personajes, Arte,
Palabras claves:

Año de referencia del artículo: 1947

 

Back To Top