Skip to content

Villa Urquiza

Tradicionales librerías de Villa Urquiza

Luis Alposta

, 1996.

Sin  demorarnos  en  “librerías”  con  más  juguetes  y  carpetas  que  letra  impresa,  digamos  que  para  nosotros  los  del  barrio,  hablar  de  una  librería  tradicional  es  hablar  de  “Al  Gran  Belgrano”,  conocida  popularmente  como  La  Gran  Belgrano.  Ésta,  que  estuvo  ubicada  en  la  esquina  de  Nahuel  Huapi  y  Capdevila  hasta  principios  del  2003,  fue  fundada  en  1909  por  un  señor  de  apellido  Escasany  y,  en  1911,  el  año  en  que  Gardel  y  Razzano  formaron  dúo,  el  año  en  que  nacieron  Juan  Manuel  Fangio,  Edmundo  Rivero  y  Ernesto  Sabato,  pasó  a  ser  propiedad  de  los  hermanos  Ángel  y  Alfonso  Ameri.  En  ella  los  vecinos  podían  adquirir  libros  de  literatura  popular  y  textos  escolares  como  La  Base  y  El  Nene.  Actualmente,  a  metros  de  donde  estaba,  sobre  la  calle  Nahuel  Huapi,  y  ya  próxima  a  cumplir  los  cien  años,  sigue  siendo  propiedad  de  la  familia  Ameri.

En  1927,  también  en  una  esquina,  la  de  Bucarelli  y  Monroe,  César  Bautista,  cuyo  padre,  Germán  Bautista  Martín  fue  director  de  la  Revista  del  Ferrocarril  Central  Argentino  y  colaborador  de  las  revistas  PBT  y  Caras  y  Caretas,  instaló  una  tabaquería  y  casa  de  lotería.

Gran  lector,  César  comenzó  poco  a  poco  a  canjear  libros  y  fue  así  como  nació  “Casa  Bautista”,  librería  a  la  que,  posteriormente,  le  añadió  los  rubros  de  papelería  comercial  y  escolar.  En  ella  se  podían  adquirir  tanto  El  Santo  de  la  Espada  o  El  hombre  que  está  solo  y  espera,  como  los  libros  de  lectura  Delantales  blancos  o  Arroyito.  Sus  hijos,  Germán  y  Fernando,  siguen  siendo  fieles  a  la  tradición  familiar.

Una  librería  olvidada  es  la  que  se  llamó  “Casa  Bermúdez”,  con  vidriera  en  Bucarelli  2512,  a  escasos  metros  de  Guanacache,  para  decirlo  con  un  nombre  de  entonces.  Estaba  atendida  por  el  matrimonio  Bermúdez.  Allí  concurríamos  a  comienzos  de  la  década  del  cincuenta,  no  sólo  para  adquirir  los  textos  de  estudio  que  nos  pedían  en  el  Nacional,  sino  también, para  comprar  algunos  de  los  libros  de  la  ya  mítica  colección  Austral,  a  los  que  siempre  veíamos  mostrando  sus  lomos  alineados  y  formando  un  arco  iris  de  nueve  colores.  Las  Odas  de  Horacio  en  gris;  Marianela,  de  Pérez  Galdós  en  azul;  La  Obra  completa  de  Jorge  Manrique  en  violeta;  los  Diálogos  de  Platón  en  verde…  y  mil  títulos  más.

Siguiendo  con  las  esquinas,  recordemos  ahora  la  de  Bartolomé  Mitre  y  Junín,  en  la  que  Boris  Jungman  compró,  en  1949,  la  librería  “La  antigua  nena”,  a  la  que  rebautizó  con  el  nombre  de  su  esposa.  En  1953,  en  Roosevelt  5017,  entonces  Guanacache,  abrió  sus  puertas  la  primera  sucursal  de  “La  Dorita”,  una  librería  cuya  característica  principal  ha  sido,  y  sigue  siendo,  la  venta  del  libro  usado.  En  aquellos  días  toda  una  innovación  y  hoy  más  que  nunca  una  necesidad.  Textos  escolares  y  universitarios,  novelas,  libros  de  poesía,  ensayos…

Dorita  falleció  en  enero  de  1998  y  don  Boris  en  octubre  del  2002.  Ahora,  las  libreras  y  consejeras  de  alumnos  y  docentes  pasaron  a  ser  Frida  y  Clara,  sus  dos  hijas.

En  1997  se  inaugura  la  librería  “Martycer”  (de  Martínez  y  Ceriani),  en  Monroe  4957  (esta  vez  a  mitad  de  cuadra).  Hablo  con  Héctor  Martínez,  su  propietario,  y  me  dice  que  todo  comenzó  con  su  afición  a  coleccionar  libros  sobre  tango  y  Buenos  Aires  antiguo.

Eso  me  llevaba  a  recorrer  las  librerías  de  la  calle  Corrientes  -rememora-  hasta  que  después  alguien  me  ofreció  una  sociedad  y  me  inicié  como  librero.  Fue  en  el “Mercurio”,  en  Corrientes  y  Callao.  Mi  librería  se  especializa  en  temas  relacionados  con  el  tango  y  la  ciudad  y  en  ofertas  de  todo  tipo.

Recordemos  ahora  los  nombres  de  dos  librerías  que,  en  la  década  del  50  estaban  en  esa  misma  cuadra:  “Garone”  y  “Arpegio”.

Y  para  terminar,  considerando  que  de  papeles  y  de  libros  se  trata,  y  sin  olvidarnos  de  Guttemberg,  vaya  también  un  recuerdo  para  quien  fuera  el  eunuco  mayor  del  emperador  Ho Ti.  Se  llamaba  Ts’ ai  Lun.  Fue  él  quien  meditó  y  experimentó,  y  con  el  tiempo  produjo  una  nueva  sustancia  hecha  de  corteza  de  árbol,  desperdicios  de  cáñamo,  trapos  y  viejas  redes  de  pescar.  Fue  él  quien  fabricó  papel  por  primera  vez.  Refieren  las  crónicas  que  eso  ocurrió  en  el  año  150  de  nuestra  era.

 

Información adicional

“Villa Urquiza – sus Orígenes”. Luis Alposta – Colección Cuadernos del Aguila, vol.5. Ed. Fundación Banco de Boston, Buenos Aires, 1989.

Categorías: Comercios, Cosas que ya no están
Palabras claves: ANTIGUAS LIBRERÍAS

Año de referencia del artículo: 2020

 

Back To Top